20 Acueductos de Abangares lograron adaptarse al cambio climático

Abangares Guanacaste. Frente a la problemática que desde hace algunos años se evidenció en la zona de Abangares Guanacaste, por la falta de disponibilidad de agua en época seca para la agricultura, el riesgo de contaminación del agua para consumo y el desabastecimiento de este recurso, nació el proyecto “Manejo integral del recurso hídrico en la cuenca del Río Abangares”.

Esta iniciativa fue ejecutada por el Centro de Investigación en Estudios para el Desarrollo Sostenible (CIEDES) de la Universidad de Costa Rica (UCR), por medio del Programa Adapta2+ que es financiado por el Fondo de Adaptación, y tiene como Ente Implementador Nacional (EIN) a Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, en colaboración con la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía.

Carolina Reyes, Coordinadora de Proyectos de Fundecooperación, asegura que el objetivo de este proyecto es el fortalecimiento de varios acueductos que conforman el cantón de Abangares, su adaptación ante los efectos del cambio climático, por medio de la obtención y uso de datos meteorológicos que les permita tomar decisiones y desarrollar una infraestructura más resiliente.

“Hoy celebramos los logros de este importante proyecto, que no solo beneficia al cantón de Abangares con más infraestructura y abastecimiento de agua, sino que provee al país de un modelo de cuenca experimental enfocado en una gestión integral del recurso hídrico; con participación local e institucional, replicable en muchas otras cuencas”, agregó Reyes.

Por su parte Paola Vidal, Investigadora del Centro de Investigación en Desarrollo Sostenible (CIEDES), asegura que en este proyecto se trabajó con 20 ASADAS de los distritos Las Juntas, Colorado, San Juan y La Sierra, donde se instalaron en la cuenca del Río Abangares, estaciones meteorológicas que les permitiera recolectar datos para determinar los cambios del clima y así, obtener macro mediciones del agua que sale y micro mediciones del consumo por familia. “También, se instalaron tanques, medidores y equipos de cloración”, agregó Vidal.

Adicionalmente a los estudios, se invirtió en el fortalecimiento de capacidades en la población por medio de talleres en gestión de recurso hídrico con participación comunal de maestros, niños de primaria y jóvenes de secundaria. Las capacitaciones incluyeron el registro, uso y aplicación de datos meteorológicos, talleres comunales de emprendimiento y desarrollo local. Además, capacitaciones en la operación y mantenimiento de la planta potabilizadora del acueducto de la ciudad de Las Juntas y registro de datos operativos con el personal municipal, entre otros.

Un proyecto integral con impacto local y nacional

Gracias a todo el trabajo de esta gestión integral del recurso hídrico, 20 ASADAS de Abangares se han adaptado al cambio climático y se han hecho avances en la solución de los problemas de abastecimiento de agua; más de 26.000 abonados se han beneficiado y más de 24 fincas dedicadas a la agricultura y ganadería cuentan con agua, lo que se traduce en beneficios para la economía del cantón.

El acueducto municipal amplió el suministro a dos poblados más, también se ha podido apoyar con camión cisterna para suministro a otros acueductos con condiciones más críticas. Poblados como La Palma y Monte Potrero que eran los más afectados han pasado de un suministro intermitente en época seca a uno continuo. Esto ha beneficiado directamente a escuelas y centros de salud, quienes no han tenido que cerrar más por falta de agua. Además, 5 acueductos han mejorado la disponibilidad del recurso mediante la utilización de tanques reservorios, activación de otros pozos de abastecimiento con el suministro de nuevas bombas. 

Finalmente, este proyecto generó un modelo de cuenca experimental replicable en otras cuencas a del país.

“Estos resultados son un gran logro en materia de adaptación al cambio climático y desarrollo sostenible del país”, concluyó Reyes.

El proyecto plantea medidas integrales, a mediano y largo plazo, para preparar a la población ante eventos de sequía extremas producto del cambio climático, mediante la instrumentación de la cuenca, estaciones fluviográficas y la propuesta de un sistema de regulación de agua superficial o embalses.

El proyecto permitió avanzar en los estudios que soportan la propuesta de sistemas de almacenamiento (Embalse Marimba) que dará solución a la disponibilidad de agua de la parte baja para consumo y actividades productivas en la parte baja del cantón.       

Hora de publicación: 11:53 AM

- Publicidad -

Leer más

Reciente

Ir al contenido